#TengoSed, pero no de #Instagram, sino de #Dios

#TengoSed, siempre me ha impresionado esta frase que tienen las #Hermanas de la #Caridad junto a un Cristo en todas sus capillas, pero no la entendía. Es lógico que lo dijo Cristo en la cruz, pero hasta hoy entendí cómo aplicaba para mi.

Hoy, en plena #Pascua2021 descubrí que tengo #Sed, pero una que no la puede apagar el agua, sino #Dios y su inmenso #Amor y #Cristo que me quiere como soy, gratis y es el único que puede extinguir mi #Sed. Hoy vi que nunca se lo he pedido o es que talvez nunca he podido amar.

Y por eso, como no se cómo amarlo a Él, pues no puedo amar. Y se que una vez que me sienta querido por #Cristo dejaré de buscar en cosas vanas y en mi propio yo, algo que solo un amor infinito por mi lo puede extinguir como es el de #Dios y #Cristo.

Esta sed la encontré en una #RedSocial como esta, pero en la del escaparate de #Instagram donde hay «influencers» y donde se lucha para conseguir un guiño, pero al final es esto, mi #Soledad y mi falta de #Amor o de #NoSentirAmor la que me hizo escribir esto.

No se si me lanzarán tomates, o insultos porque siempre y más en 2021 está mal hablar de #Dios y de #Cristo que son los únicos que pueden dar #Vida y calmar la #Sed. Lo demás es ruido y «vanidad de vanidades» como dice el Eclesiastés. #TengoSed 🙏🏻 apagala #Cristo.

Me urge ver tu amor todos los días. Me urge salir de mis esquemas limitados de amor y expandir mi pensamiento hacia ti, el que no se puede medir, el que da a manos llenas, el que se escapa a mi pensamiento y que no se escandaliza de mi, sino que yo se que me ama con #Amor de #Padre

Me urge tu #Amor oh #Cristo porque #TengoSed.

Otras entradas relacionadas:

¿Quien llena tu vida? ¿Dios o el mundo?

Estar bien… sí, ¡se puede!

No se cuantos años me llevó llegar a darme cuenta que no estaba «internamente» bien. Y es que no te das cuenta que te acostumbraste a vivir mal.  Y cuando lo ves es muy duro, porque no sabes qué hacer. Porque el sentido de esta vida que es tan dura, en parte es estar bien sea cual sea tu realidad de vida.

Creo que todo el que se sienta incómodo de alguna manera debe buscar ayuda


Me sentía incompleto, incómodo, estancado y veía mi vida gris. Y lo peor es que no sabía qué hacer. Y como para mi, Dios, hace todo cuanto necesitamos y lo que nos conviene cuando es mejor para nosotros,  me conectó con una amiga que tenía más de 20 años de no ver y en el 2018, en medio de esta «incomodidad» apareció  Carolina. Resultó ser que se había convertido en terapeuta y coach de vida en Canadá y yo no tenía ni idea y me ofreció su ayuda. Y hablando con ella casi tres  veces por semana, o más  pues me contó lo que hacía para vivir y lo que había estudiado y empezamos a tratar temas vitales de mi vida: y se fue desenredando una madeja de hilos negros que ella sabiamente pudo desenmarañar y los puso al aire.

No se de cuántas cosas hablamos, pero fueron temas  variados y fuertes porque ver los pozos negros del alma es muy difícil de tocarlos,  sin salir corriendo del susto en el intento. Le agradezco su oído atento, su sinceridad, su claridad al tocar los temas y dar una luz, una solución. Creo que nunca he hablado tan abiertamente con nadie.

Y es que Carolina me decía, ¡hay que estar bien! ¡No se puede vivir así! y persiguiendo ese estado de vida  es que ella me dio 2 años de su tiempo. Esto jamás podré terminar de agradecerle. Y tener la claridad de lo que yo necesitaba.

Hoy en día como ella está muy lejos y no es médico,  hubo la necesidad de acudir a un médico porque mi problema se desbordaba y había un desequilibrio químico, que es lo último que ella logró ver.

Ya va para 5 meses de esta vuelta de timón y gracias a Dios, a Carolina y otros ángeles en el camino es que hoy puedo decir que se va estabilizando la mente, se van yendo los grises y se puede empezar a sentir bien, porque se puede aunque no lo creas.

Hay luz al final del túnel.

#TengoSed, pero no de #Instagram, sino de #Dios

#TengoSed, siempre me ha impresionado esta frase que tienen las #Hermanas de la #Caridad junto a un Cristo en todas sus capillas, pero no la entendía. Es lógico que lo dijo Cristo en la cruz, pero hasta hoy entendí cómo aplicaba para mi.

Hoy, en plena #Pascua2021 descubrí que tengo #Sed, pero una que no la puede apagar el agua, sino #Dios y su inmenso #Amor y #Cristo que me quiere como soy, gratis y es el único que puede extinguir mi #Sed. Hoy vi que nunca se lo he pedido o es que talvez nunca he podido amar.

Y por eso, como no se cómo amarlo a Él, pues no puedo amar. Y se que una vez que me sienta querido por #Cristo dejaré de buscar en cosas vanas y en mi propio yo, algo que solo un amor infinito por mi lo puede extinguir como es el de #Dios y #Cristo.

Esta sed la encontré en una #RedSocial como esta, pero en la del escaparate de #Instagram donde hay «influencers» y donde se lucha para conseguir un guiño, pero al final es esto, mi #Soledad y mi falta de #Amor o de #NoSentirAmor la que me hizo escribir esto.

No se si me lanzarán tomates, o insultos porque siempre y más en 2021 está mal hablar de #Dios y de #Cristo que son los únicos que pueden dar #Vida y calmar la #Sed. Lo demás es ruido y «vanidad de vanidades» como dice el Eclesiastés. #TengoSed 🙏🏻 apagala #Cristo.

Me urge ver tu amor todos los días. Me urge salir de mis esquemas limitados de amor y expandir mi pensamiento hacia ti, el que no se puede medir, el que da a manos llenas, el que se escapa a mi pensamiento y que no se escandaliza de mi, sino que yo se que me ama con #Amor de #Padre

Me urge tu #Amor oh #Cristo porque #TengoSed.

Otras entradas relacionadas:

¿Quien llena tu vida? ¿Dios o el mundo?

Una carta para unos amigos

Hace 4 años por razones diversas se fueron del país  unos amigos muy queridos. La carta está tan bien hecha que decidí publicarla aquí. Espero que les guste!

 

carta_IMAGEN

 

Managua, 07 de Junio de 2016

Para Emilio y Maricarmen

Queridos Emilio y Maricarmen:

Lo único que sé regalar son letras. Me parece que en este momento es lo único adecuado para regalar, el resto se deshace, se pierde.  Creo que escribir es en la única cosa que estoy seguro en esta vida que Dios me ha dado el don de hacerlo bien y hasta me han pagado para ello, así es que tal vez ven por allí algún día un libro mío publicado o se los mando de regalo yo (modestia aparte)  (carita feliz).

Desde el primer día que los presentaron en Monte Tabor en la Eucaristía, con el otro matrimonio que se fue antes que ustedes, sabía que eran gente con la que se podría hablar, gente simpática y accesible. Siempre me quedé con esa idea y no me equivoqué.

Luego, al compartir con ustedes en la evangelización me convencí más, que si pudiera cambiar a mis abuelos los querría a ustedes, pero la verdad es que no son mis abuelos, son mis amigos, las personas con las que me he sentido más bien en los últimos tiempos, muchísimo tiempo. Con quienes puedo ser yo y ustedes quienes me han brindado afecto, consuelo, escucha, compañía, risas, compartires, de todo un poco y compartir en medio de la comunidad, además del equipo de catequistas y de la situaciones de nuestras vidas.

Ya te lo he dicho Emilio, me apena mucho que se vayan (pena, en el sentido moral), y me ha costado mucho entenderlo, pero las circunstancias se imponen, además que lo entiendo ya y este país es de extremos, pero qué extremos en todo sentido.

Maricarmen, gracias a ti he vuelto a las Eucaristías de los sábados. Es cierto. Sólo que para estas dos últimas no he podido ir. ¡Risas!

Ya me ven que soy muy nervioso, que muchas cosas me sobrepasan, que allí ando todavía buscando qué hacer con mi vida y aún no se. Me quedo con lo que me decías Emilio, quizás sirva para cura, no lo sé aún, pero me lo he replanteado y antes que me lo dijeras tú.

Intenté algo con una chica del Camino hace poco, pero no funcionó una vez más. No me quiero aplicar la pregunta ¿qué te quiere decir Dios con esto? Porque la verdad después de dos intentos en el Redemptoris Mater y uno en una congregación, los escolapios; ya a los 43 años quizás ya me acostumbré a estar soltero. Lo malo es que uno se vuelve un egoísta mucho más integral (como dice Kiko), pero es real.

Sé que mi vida es para el servicio. Les cuento algo que nadie sabe y es que le escribí a un Obispo emérito que ahora está en Perú, don José Gea Escolano, que trabajaba en Valencia, que se dedica a sus 86 años a dar consejos por Internet en Religión y Libertad, un portal católico. Me decía él, luego de contarle un poco mi historia que evidentemente lo que él más miraba es que mi vida debería estar consagrada como laico. Que hay muchos institutos de vida secular (que no se si son los que tiene el Camino en sus carismas), pero que por allí podría estar la respuesta. En mi caso, a mí en el Camino me han dejado libre, creo que mi catequista me conoce que soy muy influenciable y que cualquier decisión tiene que partir de mí para que funcione. Al final del Camino no me han dicho haz esto o lo otro. Simplemente me han dejado libre. Hoy puedo decir que el Camino es mi columna, y sin él ya estaría muerto físicamente.  Y sin el Camino no los habría conocido a ustedes, y a pesar que digo que es mi columna hago muy mal el trípode. ¡Qué contradicción!

Bueno, basta de hablar de mí. No puedo dejar de hacer esta carta sin decirles que estoy triste que se vayan a casa.

Yo igual espero verlos en España y muy prontito, porque si no las relaciones se enfrían. Creo que en nuestro caso no se enfriarán pues a mí se me da el género epistolar, me gusta mucho escribir cartas y sé que Emilio contestas los correos.

Solo estoy seguro que los voy a extrañar mucho, que me sentiré triste porque no estén aquí, que nunca nadie será igual a ustedes porque ustedes son únicos y que ya sé que es mejor que por ahora estén con su familia y en casa.

Encontré esto en el Internet, aplica para mí y estoy seguro que aplica para ustedes también:

«Una amistad no crece por la presencia de las personas sino por la magia de saber que aunque no las ves las llevas en el corazón…”

Siempre los llevaré en el corazón y aunque no estemos cerca físicamente lo estaremos juntos en el corazón como dice esta frase.

Hasta pronto, hasta muy pronto, los quiere, los lleva presente, los recuerda desde ya, un abrazo muy fuerte. Siempre cuenten con mis oraciones, espero contar con las suyas.

 

Roberto Menicucci

2ª. Comunidad de Monte Tabor

 

¡Qué viaje es leer! 

person reading a book
Photo by Immortal shots on Pexels.com

Tengo dos semanas visitando una librería grande. Tiene muchos libros y de muy variados temas. Por suerte, me atendió un encargado de tienda que le gusta leer.  Y qué maravilla encontrarse con gente que sabe apreciar el valor de un buen libro, de una buena historia y de abrir el abanico de autores para conocer nuevos. La experiencia fue interesante, pues había ido pensando en comprar un libro de siempre o de mi autora favorita porque se me acabaron los libros para leer hace tiempo y terminé comprando uno bueno de un autor muy bueno que también ya conocía.

Cuento esta historia porque hace unos 35 años, y no es que yo tenga tantos años, pero cuando comencé a leer, empecé como se empezaba en esos tiempos: con libros impresos, con su olor a papel particular y recorriendo estantes de libros propios y ajenos para poder tener el placer de leer. Con el paso de los años acabé los libros que me gustaban, que tenía o me prestaban y compré más y siempre se me agotaban.

Luego, con el devenir de los cambios tecnológicos empezaron a inundar el mercado las pantallas, ya sea de una tableta o de un teléfono inteligente, pero yo que estaba feliz porque vería disminuido mi gasto en libros con la pantalla electrónica por el costo reducido de los libros que tienen los libros electrónicos, nunca pude acostumbrarme a la pantalla. El libro impreso es otra cosa, es una experiencia sensorial, es un olor a nuevo o viejo, es la experiencia de tocar el papel, de doblar la hoja en la punta para saber donde quedaste y sobre todo se lo puedes prestar a alguien más para compartir la experiencia.

Recuerdo una frase que leí en una Selecciones del Reader’s Digest traducida al español, que en sus citas citables, parafraseada decía que leer puede convertirse en un viaje de la imaginación a los lugares más recónditos e impensados, ya que el escritor a través de sus escritos puede transportarnos. Y en ese momento la tomé y la guardé y nunca se me ha olvidado, porque es cierto. ¡Qué viaje el que iniciamos al leer!

La loca

Night-01_mind

Alberto pensaba que era inmune a los ataques de la loca, pero no, al final se dio por vencido y pensó que no había más remedio que rendirse a la «loca de la casa», ¡qué mala idea! pero en ese momento no había más remedio.

Esta frase, la de la «loca de la casa» dicen que fue acuñada por una santa, y se refiere a la mente de la misma persona, que si le das rienda suelta a la misma, se vuelve loca.

Pasaban varios días en los que Alberto tenía ante sí, episodios donde pensaba que se había imaginado cosas, sobre todo cosas que supuestamente habían sucedido, pero que no eran verdad. Lo sabía porque repasaba los hechos anteriores y posteriores lo que le ponía más ansioso, pero era la única manera de derrotar al episodio de estrés causado por la desequilibrada de su mente.

Y así pasaban los días. Alberto se dio cuenta de una cosa, si le daba rienda suelta a los pensamientos pues estos se apoderaban de él y ni se daba cuenta o a veces sí. Sin embargo, pudo controlarlos y que ellos no lo controlaran a él. Pero cada día era una historia diferente, pero sabía que se la tenía que luchar porque no hay acto de cualquier tipo que no tenga consecuencias y es mejor no tenerlas para no tener problemas.

Sin duda que a la loca hay que cuidarla, manejarla a rienda corta, y no dejarla que tome el control, qué miedo cuando la loca entra en acción y somete a su dueño. Son insospechadas las consecuencias de los arrebatos de la loca.

 

El diálogo del miedo

13-06-19-michael-berg-miedo

 

Resulta que un buen día se encontraron el valor y el miedo. El primero siempre quiere salir adelante, pero el segundo siempre se impone por ser más alto, más ruidoso y más metido. Sin embargo el valor hace la lucha y se termina imponiendo al miedo, o eso espera la mayoría de las veces.

Una vez el valor estaba completamente seguro que le iría bien con el interior de su dueño en una situación que era totalmente segura, aparentemente. La mente del dueño del valor decía que no podría pasar nada en ese evento del día siguiente, sin embargo, luego de tener preparada la reunión que le tocó organizar y en la que iba a salir todo sin complicaciones ni enredos, el local donde se realizaba la reunión empezó a remecerse, los suelos, los vidrios, las partes de madera del cuarto de reuniones, las lámparas empezaron a temblar y ¡oh sorpresa! La ciudad había tenido uno de esos terremotos memorables, más de 6 grados en la escala que mide los movimientos de tierra. Al dueño se le fue al carajo el valor y cayó vencido ante el miedo hacia la fuerza de la naturaleza.

Cuánta gente te encuentras todos los días que se encuentra con la lucha al miedo. En el caso anterior, se trataba de un evento externo impredecible e ingobernable, pero en las situaciones diarias de la vida en que la interacción con otras personas es la regla, se presenta tanto el valor como el miedo. La forma de comportarse con ciertas personas, las que tienen el poder, las que ejercen una jerarquía, la relación normal con otras personas de cualquier tipo. En medio de todo siempre está la lucha del valor y el miedo.

Sin embargo, por otro lado el ser humano lucha contra otros miedos que ha creado el mundo y la sociedad moderna. El miedo a lo desconocido, a la muerte, a la enfermedad, a la pobreza, a perder las cosas materiales. El miedo a no estar “conectado”, a no dar la talla, el miedo a fallar en  muchas situaciones y póngase a pensar en cuantas situaciones más usted interactúa con el miedo y además tenemos que enfrentarnos con los diálogos temerosos de nuestra mente.

¡Cuánto podemos aguantar! No lo sé, lo que si se es que siempre está la opción de rendirse al miedo o que triunfe el valor, los que están separados por una pequeña película de separación. Sin duda tenemos que luchar, pues el miedo no puede prevalecer y aunque estemos en un momento de valor y tranquilidad el miedo siempre estará agazapado.

Músculos cansados y caos en medio

RobertoViajeIsrael+060

Sin saberlo tenía desde agosto de 2016 abandonado este blog. Creo que como me decía una amiga, la rutina te atrapa y te «comen» los días sin que hagas cosas distintas o que comuniques cosas distintas a las que hacés diariamente o no ves a otras personas . Sin embargo, todo tiene una razón y se juntó el cansancio mental y físico con los hechos de la vida que nos impactan sin quererlo.

Esta entrada nace por una crisis personal (la mía), que ya terminó y que en medio de cansancios y nervios descontrolados, nuevamente vuelvo a salir a la luz en medio de estas letras.

Entre mis músculos cansados y mi ánimo decaído se entremezcla el caos de la vida moderna. Vivir en el mundo que vivimos hoy en día trae cansancio, angustia y dolor. No ha pasado medio día u horas cuando te das cuenta de la última catástrofe natural o creada por el hombre contra el propio hombre, en las redes sociales,  para saber que sucedió un desastre. Y si ves, los periódicos locales dedican una parte a esto y las redes sociales te atrapan con su inmediatez.

Hoy pensé que era momento de volver a escribir. Los capítulos se cierran, aunque estén cansados los músculos y los momentos que estemos viviendo puedan ser muy duros y oscuros. No todo es gris o negro y en  medio de la paleta de colores de la misma vida encontramos esperanza, paz y color porque de colores está hecha la vida, aunque vivamos en crisis de grises oscuros y de dolor.  Y todo pasa, lo bueno, lo malo; lo feo, lo bonito; lo gris, lo colorido; lo triste, lo alegre y la vida se reinventa día a día, ¿Listos para esta nueva aventura?