A mi abuela Leticia y su lenguaje de amor

Apenas tuve ocho años de mi vida para compartir con mi abuela materna, Leticia,y fue suficiente para el resto de mi vida.

Mi abuela Leticia fue la que me enseñó a leer y me hizo descubrir la magia de las letras. Recuerdo que fue tan importante para mí aprender a leer , que no paraba de leer todo lo que veía por la calle. Yo tenía 4 o 5 años y sin querer, me enseñó el mundo del conocimiento a esa tierna edad. Muy pocas clases fueron las que me dio, pero recuerdo que me lo enseñó tan sencillamente, que después fui a Kinder sabiendo leer con perfección.

Hoy descubrí que fue tan importante en momentos cruciales de mi vida, porque sin expresar una sola palabra, agarrándome la mano o diciéndome que me sentara a su lado era suficiente para mi, pues de esa manera sentía su amor y presencia perenne. Era una persona tan cálida y me daba tanta seguridad, que nada más que esos pequeños gestos eran suficientes.

No puedo hablar de muchos años en el tiempo, pero el recuerdo agradable, tranquilo, su sonrisa sencilla y su presencia son aún perennes en mi vida.

Mis primos menores me preguntan cómo era ella, pero la verdad es que me habló muy poco pero me habita para siempre con su recuerdo, ya que ella y mi abuelo Leonardo siguen vivos dentro de mi, en mis memorias, en sus sonrisas, en su modo de ser tan particular y en mi corazón.

Te fuiste hace 41 años abuela Leticia, pero para mi es como que el niño que te dejó de ver unos días antes que murieras, aún te está viendo en tu mesa de trabajo, vendiendo leche, haciendo queso o simplemente acompañándote para hacer la siesta en tu sillón de tu casa de corredor amplio y jardín en medio.

De vestido blanco con mis padres a la izquierda
Conmigo en brazos

#TengoSed, pero no de #Instagram, sino de #Dios

#TengoSed, siempre me ha impresionado esta frase que tienen las #Hermanas de la #Caridad junto a un Cristo en todas sus capillas, pero no la entendía. Es lógico que lo dijo Cristo en la cruz, pero hasta hoy entendí cómo aplicaba para mi.

Hoy, en plena #Pascua2021 descubrí que tengo #Sed, pero una que no la puede apagar el agua, sino #Dios y su inmenso #Amor y #Cristo que me quiere como soy, gratis y es el único que puede extinguir mi #Sed. Hoy vi que nunca se lo he pedido o es que talvez nunca he podido amar.

Y por eso, como no se cómo amarlo a Él, pues no puedo amar. Y se que una vez que me sienta querido por #Cristo dejaré de buscar en cosas vanas y en mi propio yo, algo que solo un amor infinito por mi lo puede extinguir como es el de #Dios y #Cristo.

Esta sed la encontré en una #RedSocial como esta, pero en la del escaparate de #Instagram donde hay «influencers» y donde se lucha para conseguir un guiño, pero al final es esto, mi #Soledad y mi falta de #Amor o de #NoSentirAmor la que me hizo escribir esto.

No se si me lanzarán tomates, o insultos porque siempre y más en 2021 está mal hablar de #Dios y de #Cristo que son los únicos que pueden dar #Vida y calmar la #Sed. Lo demás es ruido y «vanidad de vanidades» como dice el Eclesiastés. #TengoSed 🙏🏻 apagala #Cristo.

Me urge ver tu amor todos los días. Me urge salir de mis esquemas limitados de amor y expandir mi pensamiento hacia ti, el que no se puede medir, el que da a manos llenas, el que se escapa a mi pensamiento y que no se escandaliza de mi, sino que yo se que me ama con #Amor de #Padre

Me urge tu #Amor oh #Cristo porque #TengoSed.

Otras entradas relacionadas:

¿Quien llena tu vida? ¿Dios o el mundo?

El amor es… una autopista de doble vía

Highway_401_by_401-DVP
Autor de la Entrada: Roberto Menicucci
¿Y porqué esto? Porque una pareja la forman dos personas y las dos tienen que dar a la relación: es como un ir y venir. ¿Te has preguntado cuántas veces has ido, sin que vengan hacia ti? ¿Cuánto has dado sin recibir a cambio?
Es cierto que el amor es esto, dar sin esperar, someterse, donarse, pero hasta dónde. Si eres una persona con tu sistema nervioso y emociones en buenas condiciones podrás poner un límite, pero si no es el caso, puedes convertirte en una marioneta de la otra persona. Es cierto que el compartir en pareja es lo mejor, pero puedes llegar a niveles insospechados de entrega que ni siquiera son valorados. Otra realidad es que la justa medida, ¿hasta dónde es? Cada quien lo debe valorar en sí mismo para poder darse o darte una respuesta.
El amor aguanta muchas cosas, pero si llegas a perderte en el otro u otra como ser individual, esa relación está mal.
Por esto el amor es de dos vías: me dan, doy y claro que hay sacrificio, pero hasta dónde lo debe valorar cada individuo en la pareja.
Una relación tiene fundamentos que cada quien los conoce: ¿pasaron de la atracción hacia algo más serio? Allí es donde va a empezar esta autopista de doble vía, pero hasta donde llegará, no se sabe. Si desarrollan el amor sanamente, será muy lejos, pero si alguno no ha madurado hacia una relación de compromiso o de luchar por esa relación es mejor escapar antes de dañarse.
Las relaciones exigen mucho sacrificio y entrega, sin embargo, si están acarreando dependencias de cualquier tipo en el medio es mejor detenerse y ver qué está pasando. Vale también hablar y hablar mucho y ver qué es lo que se desea, pues después pueden llegar hijos o problemas mayores para los dos miembros de la pareja.
¿Cómo vas en tu autopista? Hacia tu propia via sin ver ¿qué le pasa al otro o lo que siente? Piénsalo y toma una decisión en qué carril te vas a montar hacia un solo carro para que vayan y vengan juntos, o sólo estás esperando que te den…lo que te puedas imaginar hasta llenarte y dejar ‘vacío’ al otro.

Otros artículos relacionados

Estar en una relación porque si?

¿Es el amor una decisión?

¿Morir de aflicción por el covid19  o vivir haciendo el intento?

Últimamente, pensamos mucho  en la muerte (ya dos años). Nos rodean situaciones de pérdida, sobre todo de gente que conocemos, que queremos y se ha ido o que ha querido llevarse la pandemia con este virus llamado covid19. Esto causa mucho dolor y angustia y sobre todo zozobra, preguntándonos ¿qué me va a pasar a mi o a la persona que más quiero? Y la realidad es que no lo sabemos. No tenemos control. Y esa parte de la falta de control, es la que nos hace caer en este caos que causa la incertidumbre de una pandemia, y en la que nos la juega nuestra mente.

Y si estás leyendo esto, estás aún aquí. Da Gracias por eso. Yo le doy gracias a Dios porque creo en él. Y ya poder decir que respiras, que despertaste, que tu cuerpo que es un gran sistema de sistemas funciona, y puedes ver, comer, respirar y vivir, y hacer lo cotidiano y solamente vivir, ya es un gran regalo de la vida. Por eso despierta, sal de ese sufrimiento que causa en la mente la falta de control y vive.

Igual quiero darte ánimo, porque el cielo existe, todos vamos para allá.  Si pensamos en que todo esto que vivimos en esta vida es transitorio, la vida se te cambia de color y ya no importa nada de lo que nos afanamos aquí en la tierra. No hay más dolor, ni covid19, ni enfermedad alguna, ni preocupaciones de ningún tipo. Solo viendo la belleza de encontrar a Dios en ese plano o verlo aquí en la tierra (porque actúa diariamente) y la posibilidad de ver a nuestros familiares, a todos, los que conocimos y no conocimos, es grandioso! Todo se vuelve hermoso, se pinta de color y nuestra vida en la tierra se vuelve más tranquila.

Así es que te invito a que sigas viviendo, a que no te centres en esto que pasa ahora, porque pasará y que te atrevas a vivir con todo en el HOY, que es lo único que tenemos, no hay más. Ayer ya no existe, es un recuerdo vago en nuestra memoria y mañana no ha llegado. ¡Ten fe! ¡Todo será mejor!

Otras entradas sobre el mismo tema:

¿Porqué los buenos se van primero?

Estar bien… sí, ¡se puede!

No se cuantos años me llevó llegar a darme cuenta que no estaba «internamente» bien. Y es que no te das cuenta que te acostumbraste a vivir mal.  Y cuando lo ves es muy duro, porque no sabes qué hacer. Porque el sentido de esta vida que es tan dura, en parte es estar bien sea cual sea tu realidad de vida.

Creo que todo el que se sienta incómodo de alguna manera debe buscar ayuda


Me sentía incompleto, incómodo, estancado y veía mi vida gris. Y lo peor es que no sabía qué hacer. Y como para mi, Dios, hace todo cuanto necesitamos y lo que nos conviene cuando es mejor para nosotros,  me conectó con una amiga que tenía más de 20 años de no ver y en el 2018, en medio de esta «incomodidad» apareció  Carolina. Resultó ser que se había convertido en terapeuta y coach de vida en Canadá y yo no tenía ni idea y me ofreció su ayuda. Y hablando con ella casi tres  veces por semana, o más  pues me contó lo que hacía para vivir y lo que había estudiado y empezamos a tratar temas vitales de mi vida: y se fue desenredando una madeja de hilos negros que ella sabiamente pudo desenmarañar y los puso al aire.

No se de cuántas cosas hablamos, pero fueron temas  variados y fuertes porque ver los pozos negros del alma es muy difícil de tocarlos,  sin salir corriendo del susto en el intento. Le agradezco su oído atento, su sinceridad, su claridad al tocar los temas y dar una luz, una solución. Creo que nunca he hablado tan abiertamente con nadie.

Y es que Carolina me decía, ¡hay que estar bien! ¡No se puede vivir así! y persiguiendo ese estado de vida  es que ella me dio 2 años de su tiempo. Esto jamás podré terminar de agradecerle. Y tener la claridad de lo que yo necesitaba.

Hoy en día como ella está muy lejos y no es médico,  hubo la necesidad de acudir a un médico porque mi problema se desbordaba y había un desequilibrio químico, que es lo último que ella logró ver.

Ya va para 5 meses de esta vuelta de timón y gracias a Dios, a Carolina y otros ángeles en el camino es que hoy puedo decir que se va estabilizando la mente, se van yendo los grises y se puede empezar a sentir bien, porque se puede aunque no lo creas.

Hay luz al final del túnel.

#TengoSed, pero no de #Instagram, sino de #Dios

#TengoSed, siempre me ha impresionado esta frase que tienen las #Hermanas de la #Caridad junto a un Cristo en todas sus capillas, pero no la entendía. Es lógico que lo dijo Cristo en la cruz, pero hasta hoy entendí cómo aplicaba para mi.

Hoy, en plena #Pascua2021 descubrí que tengo #Sed, pero una que no la puede apagar el agua, sino #Dios y su inmenso #Amor y #Cristo que me quiere como soy, gratis y es el único que puede extinguir mi #Sed. Hoy vi que nunca se lo he pedido o es que talvez nunca he podido amar.

Y por eso, como no se cómo amarlo a Él, pues no puedo amar. Y se que una vez que me sienta querido por #Cristo dejaré de buscar en cosas vanas y en mi propio yo, algo que solo un amor infinito por mi lo puede extinguir como es el de #Dios y #Cristo.

Esta sed la encontré en una #RedSocial como esta, pero en la del escaparate de #Instagram donde hay «influencers» y donde se lucha para conseguir un guiño, pero al final es esto, mi #Soledad y mi falta de #Amor o de #NoSentirAmor la que me hizo escribir esto.

No se si me lanzarán tomates, o insultos porque siempre y más en 2021 está mal hablar de #Dios y de #Cristo que son los únicos que pueden dar #Vida y calmar la #Sed. Lo demás es ruido y «vanidad de vanidades» como dice el Eclesiastés. #TengoSed 🙏🏻 apagala #Cristo.

Me urge ver tu amor todos los días. Me urge salir de mis esquemas limitados de amor y expandir mi pensamiento hacia ti, el que no se puede medir, el que da a manos llenas, el que se escapa a mi pensamiento y que no se escandaliza de mi, sino que yo se que me ama con #Amor de #Padre

Me urge tu #Amor oh #Cristo porque #TengoSed.

Otras entradas relacionadas:

¿Quien llena tu vida? ¿Dios o el mundo?

Una carta para unos amigos

Hace 4 años por razones diversas se fueron del país  unos amigos muy queridos. La carta está tan bien hecha que decidí publicarla aquí. Espero que les guste!

 

carta_IMAGEN

 

Managua, 07 de Junio de 2016

Para Emilio y Maricarmen

Queridos Emilio y Maricarmen:

Lo único que sé regalar son letras. Me parece que en este momento es lo único adecuado para regalar, el resto se deshace, se pierde.  Creo que escribir es en la única cosa que estoy seguro en esta vida que Dios me ha dado el don de hacerlo bien y hasta me han pagado para ello, así es que tal vez ven por allí algún día un libro mío publicado o se los mando de regalo yo (modestia aparte)  (carita feliz).

Desde el primer día que los presentaron en Monte Tabor en la Eucaristía, con el otro matrimonio que se fue antes que ustedes, sabía que eran gente con la que se podría hablar, gente simpática y accesible. Siempre me quedé con esa idea y no me equivoqué.

Luego, al compartir con ustedes en la evangelización me convencí más, que si pudiera cambiar a mis abuelos los querría a ustedes, pero la verdad es que no son mis abuelos, son mis amigos, las personas con las que me he sentido más bien en los últimos tiempos, muchísimo tiempo. Con quienes puedo ser yo y ustedes quienes me han brindado afecto, consuelo, escucha, compañía, risas, compartires, de todo un poco y compartir en medio de la comunidad, además del equipo de catequistas y de la situaciones de nuestras vidas.

Ya te lo he dicho Emilio, me apena mucho que se vayan (pena, en el sentido moral), y me ha costado mucho entenderlo, pero las circunstancias se imponen, además que lo entiendo ya y este país es de extremos, pero qué extremos en todo sentido.

Maricarmen, gracias a ti he vuelto a las Eucaristías de los sábados. Es cierto. Sólo que para estas dos últimas no he podido ir. ¡Risas!

Ya me ven que soy muy nervioso, que muchas cosas me sobrepasan, que allí ando todavía buscando qué hacer con mi vida y aún no se. Me quedo con lo que me decías Emilio, quizás sirva para cura, no lo sé aún, pero me lo he replanteado y antes que me lo dijeras tú.

Intenté algo con una chica del Camino hace poco, pero no funcionó una vez más. No me quiero aplicar la pregunta ¿qué te quiere decir Dios con esto? Porque la verdad después de dos intentos en el Redemptoris Mater y uno en una congregación, los escolapios; ya a los 43 años quizás ya me acostumbré a estar soltero. Lo malo es que uno se vuelve un egoísta mucho más integral (como dice Kiko), pero es real.

Sé que mi vida es para el servicio. Les cuento algo que nadie sabe y es que le escribí a un Obispo emérito que ahora está en Perú, don José Gea Escolano, que trabajaba en Valencia, que se dedica a sus 86 años a dar consejos por Internet en Religión y Libertad, un portal católico. Me decía él, luego de contarle un poco mi historia que evidentemente lo que él más miraba es que mi vida debería estar consagrada como laico. Que hay muchos institutos de vida secular (que no se si son los que tiene el Camino en sus carismas), pero que por allí podría estar la respuesta. En mi caso, a mí en el Camino me han dejado libre, creo que mi catequista me conoce que soy muy influenciable y que cualquier decisión tiene que partir de mí para que funcione. Al final del Camino no me han dicho haz esto o lo otro. Simplemente me han dejado libre. Hoy puedo decir que el Camino es mi columna, y sin él ya estaría muerto físicamente.  Y sin el Camino no los habría conocido a ustedes, y a pesar que digo que es mi columna hago muy mal el trípode. ¡Qué contradicción!

Bueno, basta de hablar de mí. No puedo dejar de hacer esta carta sin decirles que estoy triste que se vayan a casa.

Yo igual espero verlos en España y muy prontito, porque si no las relaciones se enfrían. Creo que en nuestro caso no se enfriarán pues a mí se me da el género epistolar, me gusta mucho escribir cartas y sé que Emilio contestas los correos.

Solo estoy seguro que los voy a extrañar mucho, que me sentiré triste porque no estén aquí, que nunca nadie será igual a ustedes porque ustedes son únicos y que ya sé que es mejor que por ahora estén con su familia y en casa.

Encontré esto en el Internet, aplica para mí y estoy seguro que aplica para ustedes también:

«Una amistad no crece por la presencia de las personas sino por la magia de saber que aunque no las ves las llevas en el corazón…”

Siempre los llevaré en el corazón y aunque no estemos cerca físicamente lo estaremos juntos en el corazón como dice esta frase.

Hasta pronto, hasta muy pronto, los quiere, los lleva presente, los recuerda desde ya, un abrazo muy fuerte. Siempre cuenten con mis oraciones, espero contar con las suyas.

 

Roberto Menicucci

2ª. Comunidad de Monte Tabor